Noticias

Tratamiento con células madre se anota un éxito para combatir dolencias comunes en la espalda - 01/12/2017

Las investigaciones donde se emplean las células madre para el tratamiento de diversas patologías siguen suministrando nuevos avances a la ciencia médica. En esta ocasión, un estudio de profesionales pertenecientes a la Universidad de León (España) consiguió mediante exhaustivos experimentos reducir la inflamación del nervio ciático y el dolor en el cuerpo de una rata, a través de la regeneración de dicho nervio con el empleo de un modelo animal con células madre. El descubrimiento siembra esperanzas en investigaciones similares que pueden involucrar a seres humanos, pero esto es apenas el primer paso seguro que se da en esa dirección.

“Células troncales mesenquimales contra el dolor de ciática”. Así se titula el trabajo de investigación del equipo del Instituto de Biología Médica (Ibiomed) de la Universidad de León, que cuenta con el apoyo de la Fundación Leonesa de Proneurociencias, que financió el estudio durante cuatro años con un presupuesto de 19.000 euros (US$ 22.600).

Las conclusiones del trabajo revelaron que “las células troncales mesiquinales de tejido adiposo son capaces de llevar a cabo la inmunomodulación en las células a las que se había inducido una inflamación con TNF (factores de necrosis tumoral)”, es decir, se redujo la inflamación del nervio ciático y el dolor en una rata. “Producimos una ciática y la tratamos con esas células y las ratas presentaron una regeneración importante del nervio”, indicó al respecto Vega Villar, investigadora principal del estudio. Recalcó que en lo referente al modelo animal empleado en la investigación se utilizó un biomaterial “que pone en contacto tanto el TNF como las células y así la lesión es muy localizada para analizar mejor los resultados”.

La motivación del trabajo surgió tras conocer elevada la prevalencia del dolor de espalda no solo en España (donde el 84% la ha sufrido al menos una vez en la vida y dos de cada cinco personas la padecen de forma reiterada) sino en el resto del mundo, como cita un reporte del British Medical Journal (BMJ), que indica que dicho padecimiento “es el origen de un tercio de los casos de invalidez provocados por el trabajo”, siendo las regiones de Europa Occidental, norte de África y el Medio Oriente donde existe mayor incidencia en comparación a otros rincones del planeta. Asimismo, otros estudios han demostrado que la degeneración del disco intervertebral (DIV) “es una de las principales causas del dolor de espalda”.

Conociendo estos datos que generan preocupación en los ámbitos de salud, las alternativas tradicionales empleadas para mitigar el dolor fueron estudiadas para saber su grado de éxito en los pacientes. En este sentido, “cuando tiene lugar la degeneración del disco se producen elevados niveles de citoquinas proinflamatorias, aumenta la degradación del colágeno y de agrecano y se producen cambios en los fenotipos de los tejidos discales”, según revela el estudio de los investigadores españoles. Así pues, consideran que los tratamientos tradicionales, que involucran intervenciones quirúrgicas, no resuelven el referido problema y tienen muchos efectos secundarios.

Actualmente, para nadie es un secreto que la utilización de las células madre ha demostrado ser eficaz para regenerar uno o más tipos de células diferentes. Por ello, los galenos en la investigación utilizaron células troncales mesenquimales (MSCs), que como lo indica el estudio, “son la población específica propia de células de los tejidos adultos, que permiten su renovación periódica o su regeneración cuando se produce daño tisular. Proceden de médula ósea y de tejido adiposo, que son los dos más comunes. Las del tejido adiposo en particular son consideradas como una alternativa muy atractiva a las células procedentes de médula ósea, por su abundante disponibilidad y excelente capacidad de expansión y proliferación”.

De esta forma, junto con el apoyo de tratamientos de uso común en la actualidad, el equipo investigador considera que se puede mejorar la condición del paciente con artritis reumatoide y hernia discal, minimizando los efectos a largo plazo de dichas enfermedades.

“Proponemos la utilización de las células madre con la finalidad de probar su capacidad para bloquear la liberación de citoquinas proinflamatorias y estudiar si tienen alguna actividad sobre factores neurogénicos, como alternativa terapéutica a los tratamientos tradicionales y complemento de los tratamientos biológicos que actualmente están en desarrollo”, concluye el estudio, no sin antes advertir que se requieren más investigaciones sobre nuevos tratamientos “que sean capaces de actuar simultáneamente sobre acciones específicas de múltiples citoquinas clave”.

Para más información visite enlace a página externa